El conflicto con los burócratas y la desconfianza creciente

0
670

 

Han pasado cuatro meses y seis días desde que iniciaron los plantones de burócratas frente al Palacio de Gobierno y la descripción que hace la lideresa del Sindicato Independiente de Trabajadores y Trabajadoras de Gobierno del Estado (SITTGE) sobre las negociaciones apunta a que bien pueden pasar los casi 68 meses que le quedan al sexenio sin que se tenga una solución.

Ahorita solo hay apertura (…) Así como yo creo que a ellos les comentaron que el SITTGE era aguerrido o no entendía razones, pues a nosotros también nos comentaron que ellos como funcionarios no iban a solucionar, entonces estamos sentados y vamos a ver la disposición”, dijo Francisca Reséndiz Lara.

Algo parecido pasó hace 95 días, cuando el 8 de noviembre el Gobierno del Estado hizo circular un comunicado en el que afirmó que se iniciaron negociaciones con la dirigencia del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Gobierno del Estado (SUTSGE) acompañado de una fotografía en la que aparecían Ricardo Gallardo Cardona y Bernardina Lara Argüello en una reunión.

“Tener un acercamiento formal y un diálogo ameno”, fueron las palabras con las que describió aquel encuentro el comunicado oficial, que pretendía aparentar que se daban los primeros pasos en la solución del conflicto.

“El resultado fue tener un contacto directo en el que se estará trabajando constantemente a partir de este momento, por lo cual se espera que en breve se den los acuerdos necesarios entre ambas partes”, aseguró el gobierno en su comunicado.

El 9 de noviembre, Gallardo Cardona aseguró que en aquella reunión se estableció el compromiso de que los burócratas retirarían el plantón (ver a partir del minuto 1:23 del video), lo que representó una muestra de que él mismo se cree las situaciones que pretende aparentar.

Al día siguiente, Lara Argüelles desmintió la existencia de ese compromiso, ya que lo que realmente ocurrió es que Gallardo Cardona prácticamente sólo se presentó a la reunión a saludarlos, pedirles como gesto de buena voluntad retirar el plantón y, principalmente, a posar para la foto y retirarse.

Creyó que con sólo pedirlo, el retiro del plantón era un compromiso. Pero no hubo acuerdos, ni se realizaron las reuniones semanales que Gallardo Cardona afirmó que se tendrían, y sí una aclaración desde el SUTSGE: el plantón se retira hasta que haya soluciones.

Si el plantón del SUTSGE sigue es porque la falta de soluciones deja ver la existencia de una acumulación de casos que cada vez hace más grandes los compromisos que el gobierno estatal tendrá que enfrentar para resolver el conflicto.

En el caso del SITTGE se acumulan casos como el de las maestras del Programa Nacional de Inglés (PRONI) que tienen meses sin recibir sus sueldos, los 90 de ese gremio que fueron despedidos y los más de 100 trabajadores de Seguridad Pública cuyas funciones dentro de la corporación cambiaron sin considerar su estado de salud.

Pareciera que a un gobernador que todo lo pretende en grande –el acceso al parque Tangamanga I, el cono navideño, el Cristo Rey aunque sea fuera de la Joya Honda– cada día que pasa el problema con los burócratas se hace más grande, lo que le exigirá una solución proporcional.

Aparentar estar en vías de solución, como lo hizo el 8 de noviembre con el SUTSGE, y como ahora al mostrar apertura con el SITTGE, pero con una carga inevitable de desconfianza, poco abona a que realmente se pueda tener una solución a la brevedad.

Noventa y cinco días después de los inminentes acuerdos con el SUTSGE, no llegan y sí, en cambio, queda exhibida la desconfianza entre las partes, ahora expuesta por la dirigencia sindical del SITTGE.

 

Fuente: Victoriano Martínez 

Astrolabio Digital